K A M C H A T K A

Revista de análisis cultural

Hernán Valdés. Versos inéditos

Escritor chileno afincado en Alemania. Comenzó su carrera literaria con los poemarios SalmosApariciones y desapariciones. Sus primeras novelas fueron Cuerpo creciente y Zoom. A principios de los setenta participó activamente en los debates sobre política cultural en épocas de transformación social y en el proyecto cultural de la Unidad Popular. En 1974 publicó Tejas Verdes. Diario de un campo de concentración en Chile, testimonio crucial en la historia política y cultural chilena en el que narraba su experiencia en el sistema represivo chileno, antes de dirigirse al exilio europeo. En A partir del fin revisitó los momentos previos y posteriores al Golpe de 1973 desde una perspectiva muy crítica. En sus dos últimas novelas, La historia subyacente y Tango en el desierto, revisa desde una clave entre alegórica y humorística episodios de la historia política reciente. En el número 6 de Kamchatka publicaremos una amplia entrevista con el autor, que nos ha cedido estos versos inéditos para su publicación previa.

 

RUMBA
Para hacer un país
Se necesita
Una bandera
Un himno nacional
Un héroe patrio
Un ejército de tierra y mar
Un sillón presidencial
Un baile criollo
Un plato típico
Templos y apropiados
Coribantes
Un poeta laureado
Una prisión
Y un par de tíos

 

PABELLÓN DE VENUS
Basta que me siente aquí
Bajo el Pabellón de Venus
Al borde de la fuente
Seca ahora y llena de hojas muertas
Basta que mire los ojos vacíos de Venus
Que sujeta la masa de sus cabellos
Con el gracioso brazo doblado tras la nuca
Dando la impresión
De dar otro paso en el agua
Basta eso digo
Para que mi memoria expulse
Toda la basura
Y yo regrese al primer día
Aquel cielo de duro azul
Y ese bosque perfumado de resinas y mirtos
Desde donde la vi
Emerger de las olas
La primera vez

 

AL PIE DE MI CAMA
Al pie de mi cama está el bosque
Burlonas las fieras me saludan
Burlón
Les correspondo
Qué le vamos a hacer
Cada cual en su lugar
Hubo tiempos
De feroces disputas
Territoriales
Intrigas luchas
Intentos de expulsión
Pero yo he defendido mi espacio
Mi cama, mis enseres
Mi memoria mi modo
De ser
Con dientes y muelas
Y henos aquí delimitados
Por una perfecta indiferencia
Ellas gruñendo disputándose
Mordiéndose unas a otras
En sus eternas guerras y querellas
Sus brutales amores y odios
Mientras contemplo el espectáculo
Desde mi cama
Ocupado en mis propios asuntos

 

RONDA (Poner música)
Los que ocupan el trono
Aún caliente
Del dictador
Los que ciñen el bando
Aún caliente
Del dictador
Los que están a la mesa
Recién servida
Del dictador
Los que reemplazan
Con embelecos
Las cosas hechas
Las cosa dichas
Por el dictador
Los que disfrutan
De las delicias
Economícas (respetar acento)
Del dictador
Los que en la cama
Aún caliente
Del dictador
Procrean hijos
Para el futuro
Todos ellos desaparecerán
Como el dictador

 

CHILE
A veces me parece un país
Inventado por mí
Donde puedo quitar y poner
Personas playas bestias
Plantas y volcanes
A mi voluntad
Según el humor
Con que despierto

 

EN EL PARQUE DE…
En el Parque de Wilhemshohe
Entre rododentros derramados
En blanco
Una dama de tiempos antiguos
Me saludó
Indecisa
Parecía ofrecerme la corona de rosas
Que su mano izquierda
Hacía reposar sobre el pecho
Mientras la otra cogía indecisa también
El borde de su túnica
Como si fuera a entreabrirla
Pero al mirar sus ojos
Cegados por el mármol
Sólo osé agregar otra flor
A su corona

 

PRECIPITACIÓN de LA ROSA
La rosa cedió al fin a la presión del pétalo
Que contenía a aquellos que empujaban
Desde el centro secreto de un proyecto
Que ninguno en conjunto conocía
Quiso esperar aún, no era el momento,
Las señales del cielo presagiaban
Algún margen de error en la maniobra
De desplegar la forma en el espacio
Y verter el perfume
En el color deseado
La rosa que la rosa pretendía
No estaba aún del todo imaginada
Cuando los pétalos ya la florecían

 

H. Valdés, 2003
De los cajones de Hernán Valdés

Contacto

Correo electrónico: revistakamchatka @gmail.com

Twitter

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

A %d blogueros les gusta esto: